Investigación, Transferencia del conocimiento y Biblioteca

Apoyo, transversalidad y reconocimiento.

  • Ofrecer apoyo a los investigadores en los procesos de petición de financiación, a todos los niveles. Las peticiones de financiación son procesos cada vez más complejos en los que un Decanato dinámico y cercano a los investigadores debe servir como apoyo y punto de referencia, proporcionando la información, los recursos materiales y el apoyo técnico que se necesite. Tanto en solicitudes individuales (desde las ayudas pre- y postdoctorales al comienzo de la carrera investigadora hasta las diferentes modalidades del European Research Council) como en las colectivas (en convocatorias autonómicas, nacionales e internacionales) resulta indispensable este apoyo para incrementar el número de peticiones y por tanto la tasa de éxito. De este modo, desde el Decanato se debe seguir luchando para que la investigación (que especialmente en el ámbito de las humanidades y ciencias sociales ha sido objeto de inaceptables recortes) pueda financiarse adecuadamente en todas las áreas de conocimiento y para todos los estamentos (estudiantes de Máster, PDIF y profesorado) de nuestra Facultad.
  • Favorecer la internacionalización de nuestra Investigación. En línea con el punto anterior, el Decanato debe proseguir en su esfuerzo –ya plasmado en un borrador de Plan de Internacionalización de la investigación– para ofrecer diferentes clases de apoyo a las solicitudes en convocatorias europeas (Marie Curie, Hera, ERC y Horizonte 2020), en las que los investigadores de nuestra Facultad tienen un enorme potencial. Asimismo, debe facilitar con sus propios recursos y en colaboración con la Oficina de Proyectos Europeos e Internacionales la asistencia de nuestros investigadores a los eventos de brokerage organizados por las instituciones europeas para encontrar posibles socios para proyectos de Horizonte 2020. Por último, el propio Decanato debe intervenir activamente representando a la Facultad en reuniones de posicionamiento y difusión de nuestra investigación ante instituciones nacionales e internacionales.

  • Visibilizar y defender la especificidad de la investigación de la Facultad dentro y fuera de la Universidad, para que se reconozca plenamente a todos los niveles. Nuestra Facultad tiene una dimensión investigadora sobresaliente, como muestran la Memoria de Investigación del año 2016 recientemente publicada por la Biblioteca de Humanidades y también la enorme cantidad de actividades de transferencia del conocimiento que se llevan a cabo en nuestro Centro. Es necesario que un Decanato activo y decidido redoble sus esfuerzos para que dentro de la Universidad y también fuera de ella –a nivel de Comunidad de Madrid, de Ministerio y de instituciones europeas– se conozca nuestra actividad investigadora, a través de un potente plan de comunicación y de difusión de nuestros resultados de investigación y de los eventos de transferencia. Esta visibilización de nuestra investigación es necesaria para que se reconozca su valor específico, irreductible a un modelo hegemónico inspirado en las ciencias experimentales. En este sentido, es preciso luchar para que la investigación en Humanidades se refleje adecuadamente en el Plan de Actividades del Profesorado, evitando la preponderancia de un modelo inspirado exclusivamente en las ciencias experimentales. Asimismo, debe redoblar los esfuerzos para que nuestra Facultad cuente con los recursos necesarios para desarrollar sus actividades científicas y de transferencia, fundamentales para la calidad de nuestros Másteres y Doctorados.
  • Reconocer al Personal Investigador en Formación y a los jóvenes doctores como activo indispensable de nuestra Facultad. El Decanato debe luchar para que se le asignen el número de ayudas y contratos pre- y post-doctorales que le corresponden en justicia (Ayudas Fomento de la Investigación Máster UAM, FPI UAM, Ramón y Cajal, INTERTALENTUM, los futuros Tomás y Valiente). Estas son herramientas esenciales para el futuro de nuestros PDIF y jóvenes Doctores, uno de los mayores activos con los que cuenta nuestra Facultad. Asimismo, siguiendo con las líneas de reivindicaciones de los últimos años y el mandato del último Claustro, el Decanato también debe insistir ante el Rectorado, la Comunidad y el Ministerio para que el profesorado no permanente pueda participar en igualdad de condiciones en todas las convocatorias de Proyectos y Ayudas, y afirmar así desde los primeros años de su carrera un liderazgo investigador que es fundamental para nuestra Facultad.

  • Incrementar el impacto social de nuestras investigaciones, a través de múltiples estrategias y en cooperación con otras unidades de la Universidad. La investigación que se desarrolla en la Facultad se caracteriza, además de por su excelencia, por sus hondas implicaciones desde un punto de vista social. El principal medio para compartir este conocimiento han sido tradicionalmente los congresos, los seminarios y las jornadas, a menudo con un carácter internacional y de gran envergadura y complejidad. Es preciso reivindicar desde el Decanato una financiación adecuada para estas actividades, indispensables para el intercambio científico pero también para el conocimiento por parte de la sociedad de nuestras líneas de investigación. Para ello, es preciso revisar la Normativa de Actividades Culturales para incrementar los recursos para cada evento, de manera coordinada con los Vicerrectorados de Investigación y de Relaciones Institucionales, responsabilidad social y cultura. Asimismo, es preciso luchar para que se recuperen los Cursos de Humanidades Contemporáneas y para que se potencie la difusión de los Cursos de Verano, especialmente los de contenido humanístico. Para este fin, es necesario establecer un plan de comunicación potente, en coordinación con la Unidad de Cultura Científica y la Oficina de Actividades Culturales, para dar difusión a nuestras actividades de transferencia entre el público potencialmente interesado.
  • Estrechar los vínculos con la Fundación de la Universidad, como vehículo para la transferencia del conocimiento y la captación de recursos. En un contexto de inaceptable disminución de los recursos públicos para la investigación, especialmente en el ámbito de las Humanidades y Ciencias Sociales, el principal papel del Decanato debe ser la reivindicación del fin de estos duros recortes por parte del Ministerio y la Comunidad de Madrid. Además de ello, debe implicarse en la búsqueda de recursos externos que puedan proceder de instituciones y empresas, siempre dentro de la legalidad del artículo 83 de la LOU, del respeto de la ética de la investigación y desde una posición de independencia y autonomía de la Universidad con respecto al sector privado. Para este fin, es preciso estrechar la ya fructífera colaboración con la FUAM, para aumentar el volumen de la transferencia (DOC)de nuestra investigación en forma de contratos y de cursos de formación. En concreto, este trabajo conjunto, encaminado a aumentar la visibilidad de nuestras investigaciones y su gran potencial interdisciplinar, debe lograr simplificar los procesos de gestión para nuestros investigadores, armonizando los canales administrativos entre la Fundación y el Personal de Administración y Servicios de la Facultad.
  • Multiplicar las sinergias interdisciplinares entre diferentes grupos e Institutos de investigación, fuera y dentro de la Facultad. La Facultad cuenta actualmente con un número muy elevado de grupos de investigación de tamaño relativamente reducido. Asimismo, la tradicional compartimentación en 15 Departamentos ha frenado, en cierta medida, el enorme potencial interdisciplinar que tiene nuestro Centro. La nueva normativa de Grupos de Investigación puede ser un acicate para que a este modelo descentralizado (indispensable para permitir la alta especialización investigadora) se acompañe la creación de grupos de mayor masa crítica y que propicien una mayor colaboración entre áreas de conocimiento, como ya viene ocurriendo de manera exitosa en los Programas de Doctorado. En este sentido, es fundamental potenciar la relación de la Facultad con los Institutos y Centros de Investigación de la UAM del área de Humanidades y Ciencias Sociales, así como con el CSIC, en el marco del Campus de Excelencia Internacional. El Decanato debe alentar estas colaboraciones facilitando recursos para la celebración de eventos de brokerage interno y congresos que potencien la interdisciplinariedad y la cooperación entre áreas de conocimiento.

  • Incrementar los recursos humanos y económicos de la Biblioteca. La Biblioteca de Humanidades es un organismo esencial para nuestra Facultad, pues alberga los materiales físicos y virtuales que hacen posible el aprendizaje de nuestros estudiantes y la investigación del PDI y el PIF. Además, desde hace varios años, la Biblioteca presta un número creciente de servicios de apoyo a la investigación de gran calidad (ayuda en la petición de acreditaciones y sexenios, búsqueda de índices de impacto, realización de la Memoria anual de investigación, talleres de apoyo a la investigación). Es necesario que el Decanato luche para conseguir los recursos humanos, económicos y tecnológicos necesarios para apoyar al personal de nuestra Biblioteca y para mejorar los ya excelentes servicios de atención a usuarios y de apoyo a la investigación, que refleja la Memoria anual de la Biblioteca. En concreto, hay que reforzar los servicios de atención (préstamos de libros y portátiles, préstamo interbibliotecario, hemeroteca, entre otros), seguir enriqueciendo nuestras colecciones y proseguir con los cursos de formación a los usuarios y con las actividades culturales que se organizan desde la Biblioteca. Asimismo, desde el Decanato se debe seguir insistiendo para que por fin se acometan obras de calado para mejorar las instalaciones y resolver algunos importantes problemas estructurales. También hay que luchar todo lo posible para que se sigan desarrollando los servicios de apoyo a la investigación, y en este mismo sentido es preciso seguir insistiendo para que el Portal de Producción Científica (un elemento crucial para la visibilización de la investigación de nuestra Facultad, pero que aún presenta muchas deficiencias y una marcada orientación hacia las ciencias experimentales) refleje la especificidad y la riqueza de la investigación en Humanidades.
  • Asegurar el funcionamiento y el desarrollo de nuestros Laboratorios docentes y de investigación. La Facultad cuenta con varios laboratorios que, en diferentes disciplinas, favorecen una aproximación práctica y experimental a la investigación. Estas unidades son fundamentales para asegurar una de las misiones fundamentales de la Universidad: la estrecha imbricación entre docencia e investigación. Debido a su calidad y a su trayectoria, los laboratorios actualmente existentes constituyen una parte central de la identidad de nuestro Centro, y deben ser potenciados y apoyados en su reivindicación de recursos. En un marco económico y político desfavorable, que dificulta para las disciplinas humanísticas la obtención de subvenciones y de contratos de Ayudantes de Investigación y Técnicos de Laboratorio, el Decanato debe luchar ante el Rectorado, la Comunidad y el Ministerio para encontrar los apoyos necesarios para el funcionamiento y la expansión de estas unidades. En este sentido, debe velar para que la nueva Normativa sobre Laboratorios, Centros e Institutos que está preparando el Rectorado asegure estos recursos y tenga en cuenta la especificidad de las estructuras de nuestro Centro. Asimismo, el Decanato debe apoyar las nuevas peticiones de nuestros Grupos de Investigación que quieran constituirse en Laboratorios, en Centros de investigación o en otras figuras con mayor independencia y visibilidad.

Véase Valerio ROCCO